UN FRANCISCANO UNIVERSAL: EL PADRE ARENAS.


Con motivo de los actos de celebración del Octavario del Santísimo Cristo de la Laguna, en la localidad isleña de Santa Cruz de Tenerife, uno de los lugares en los que nuestro querido Padre Arenas dejó márcada su impronta con su peculiar forma y estilo, ahora lo reclaman para recibir en forma de prédicación su aire moderno, peculiar y no exento de una profunda religiosidad. Por eso paso a dejaros esta reseña periodística de su corto periplo por la que fue durante un tiempo su casa.

Mañana domingo día 20 de septiembre, a las 20:00 horas, de nuevo en el Real Santuario la palabra viva del padre José Arenas Sabán, los que tengamos la suerte de asistir a la solemne misa y escuchar su homilía. Su elocuencia suave se adueñara del recinto y nos llevará a elevar los ojos al cielo.

De nuevo la palabra del entrañable franciscano, a través de su maravillosos mensaje, volverá a emocionarnos, de un modo más intenso y más profundo, pues, vamos asistir espiritualmente mutilados habida cuenta que ya, lamentablemente, no lo tenemos con nosotros. No olvidemos que el padre Arenas Sabán, estuvo destinado nueve años como superior, en el Convento del Cristo y que La Laguna rindió un especial reconocimiento a su figura, trayectoria y talante personal, dando su nombre a una calle cercana a la Plaza de San Francisco. Ello acredito nuestro afecto y nuestra admiración por que aunque distante de nuestra Isla, está siempre con nosotros y muy especialmente en nuestras alegrías y tribulaciones.

El padre José Arenas, es un cordobés de Lucena, nacido en enero de 1956, en el seno de una familia cristiana, Entra en el Seminario menor con nueve años en la Fuente del Maestre (Badajoz) donde estudia el bachillerato. Más tarde continúa su formación en el Seminario de Córdoba, finalizando sus estudios en el año 1972. Da comienzo a sus estudios como novicio, pasando más tarde a Sevilla, donde estudia Teología. Se le ordena diácono en 1979, y en el año siguiente se le ordena sacerdote, de manos del cardenal Bueno Monreal.

Su forma de transmitir es original, se aleja un poco en sus homilías de la doctrina, para no dar grandes lecciones dogmáticas, sino iluminar con el Evangelio, situaciones de la realidad cotidiana y temas concretos del día a día.

El padre Arenas se esfuerza en dialogar y transmitir el mensaje del Evangelio. Habla de los problemas reales de la sociedad.
Modificado el ( viernes, 18 de septiembre de 2009 )
webmaster.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada